Un tema universal Sexualidad

Infidelidad

Infidelidad física y emocional

¿Qué es peor la infidelidad físico-sexual o la infidelidad emocional?

En una pareja, los integrantes tienden a “caer en la tentación” y engañar a sus parejas.

En este sentido, la infidelidad suele dividirse en dos tipos:

  • la sexual o corporal y la
  • emocional o sentimental.

La diferencia básica es que:

  • la sexual o corporal implica intercambio físico, mientras que
  • la emocional es más íntima, se comparten sentimientos o emociones.

En la infidelidad sexual corporal tiene que haber contacto cara a cara.

Infidelidad corporal

En la infidelidad emocional puede haber contacto, pero no es siempre necesario porque se puede ser infiel emocionalmente por medios tecnológicos. Esto ocurre cuando mantenemos conversaciones íntimas con una misma persona por celular o por computadoras.

Infidelidad emocional

Entonces, para alguien no hay infidelidad en compartir con otras personas porque entiende que no hay relación, mientras que la otra persona puede sentir que en algo fue traicionado.

Lo importante es tener claro que, nadie está obligado a estar en una relación.

Si uno decide dejar de compartir con otras personas para estar con una sola persona, es una decisión personal. Pero esta es una decisión que, para mantenerla, se necesita cierto grado de madures, porque los “dulces” continuaran tentándonos.

El 45% de los hombres afirmó que el engaño carnal era peor que el sentimental.

Contrariamente, el 74% de las mujeres dijo que una infidelidad emocional era mucho más difícil de manejar.

Estos resultados muestran cuán diferentes son hombres y mujeres, y cómo funcionan sus mentes al estar involucrados en una relación sentimental por lo que no deben ser sorpresa dado que los hombres, por lo regular, son más físicos en sus relaciones, mientras que las mujeres son más emocionales.

Infidelidad y celos

La infidelidad sexual dispara la celotipia en los hombres, porque los celos devienen del hombre ancestral que veía, por el engaño, amenazada la seguridad de su paternidad.

La mujer, en cambio, indiscutida su maternidad, habría respondido con más fuerza a la infidelidad emocional, ya que ésta ponía en peligro los recursos que necesitaba para criar a la descendencia.

Hay diferencias entre la proporcionalidad en la consistencia de los celos.

El del 8 % de los varones y el 69 % de las mujeres heterosexuales aducen a la infidelidad sexual como el mayor disparador de celos.

En un estudio se observó una tendencia inversa: en homosexuales holandeses, lesbianas y varones (“gays”), la infidelidad sexual preocupó más a las lesbianas que a los hombres.

Se pueden distinguir tres tipos de situaciones de infidelidad:

  • La infidelidad física: para muchos ocurre cuando una persona “comprometida”, entabla una relación sexual física (besos, caricias, intimidad y unión carnal) con alguien que no es su pareja.
  • La infelicidad emocional: se inicia inocentemente como una amistad que envuelve pasatiempos o actividades en común, conversaciones amenas que van llevando a  una cercanía emocional, lo que lleva a las personas a compartir temas íntimos que solo deberían ser reservados para la pareja con la que ya se está comprometido.
  • La infidelidad cibernética (que suele ser más emocional) lastima a la pareja y duele tanto a quien ha sido engañado como la infidelidad física, y esto se debe a que se traiciona un eje central de la relación: la confianza.

 La infidelidad emocional puede ser tan dañina para una relación como tener un amante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 × tres =