Sobre mi …

Hola amigos,

Deseo me conozcan más allá de lo formal, mostrarles un poco mi curriculum oculto, ese que nos describe como realmente somos, que no se ve en los currículos formales.

Soy hijos de inmigrantes sirios, me recibí de médico en 1961. Cursé mi residencia médica en Alemania del 63’ al 66’. Allí llegué apenas a catorce años de finalizada la gran guerra. Ello me enriqueció con muchas y significativas vivencias.

Como persona, he elegido el fin de estar al servicio del ser humano.  En el devenir de los años ejercí la docencia universitaria y la investigación médica, incursioné en la política y desarrollé mi afección al periodismo.

Aprendí que la LIBERTAD  y la IGUALDAD, como dos hermanas que discuten, son dos valores imposibles de concebirlos, en el ser humano, por separados.

La pasión por la medicina y el periodismo, me permitió adentrarme profundamente en la realidad y las necesidades de la gente. La docencia, como profesor de la Facultad de Medicina, me señaló la importancia de la educación como trasmisor de valores y como hito primordial en el desarrollo humano en la conquista de su libertad. 

Mi Filosofía política es liberal humanista

Porque la LIBERTAD y la IGUALDAD, que comprende mi filosofía, son dos valores imposible concebirlos, humanamente, por separados.

Humanista: porque, como personas, tenemos el Derecho a la igualdad de  oportunidades considerada desde sus resultados y a la equidad ejercida por Justicia ante los materialmente necesitados y por derecho ante los biológicamente carenciados.

Liberal: porque la comprensión del Hombre en su inmensidad, sólo se lo concibe como entidad indivisible de la libertad.  La libertad es inherente al ser humano.

Porque la educación es condición sine qua non en el progreso del ser humano.

El progreso del Hombre no es atributo de la derecha ni de la izquierda. Es crear condiciones de educación para poder ejercer plenamente la libertad y exigir la igualdad de oportunidades.

No hay libertad sin educación. Sin educación faltan conocimientos para poder ejercerla.

No hay educación sin libertad. Educación sin libertad es adoctrinamiento (*).