Un tema universal Sexualidad

Presentación

Las respuestas a las cuestiones cotidianas entre hombres y mujeres suelen ser intrincadas y tan teñidas emocionalmente que, frecuentemente, originan malentendidos y conflictos que perturban las relaciones de la pareja.

Una parte importante de estos conflictos se debe a las expectativas que se originan por la incomprensión de los atributos sexuales de ambos sexos (Cap. 04).

La ciencia aún no ha podido aclararnos el por qué una pareja se enamora.

Lo común es que una pareja se constituya con la unión de dos personas cuyo bagaje aporta largas historias humanas las cuales se extienden en el pasado, más allá de los propios abuelos, hasta el mismo presente. Amalgamar, hacer compatibles esas historias, de cada uno, en busca de la felicidad, demandará, seguramente, un constante aprendizaje donde se esperan más alegrías que desconsuelos.

Es importante conocer los laberintos que nos impone recorrer los senderos de la sexualidad y del amor para ayudarnos a lograr un equilibrio en el juego de las emociones que demanda la perduración de ese amor.

En la consulta médica se suele escuchar referencias a incógnitas sexuales de los pacientes, pero, por falta de conocimiento y/o de interés, el profesional suele soslaya un tema que es vital para quien consulta.

La sexualidad es tan abarcativa que, prácticamente, no existe actividad alguna del ser humano que no esté relacionada con esta intricada y apasionante manifestación de nuestra especie.

Sexualidad, genitalidad, amor, procreación, genética, evolución, especies, etc., están indisolublemente unidas. Todo, interactuando con factores “biológicos, psicológicos, sociales, culturales, creencias actitudes, valores, éticos e históricos”, neuronales, socioeconómicos, culturales, religiosos y espirituales. 

Transitaremos distintos capítulos para llegar al último donde, con el conocimiento de los anteriores, charlaremos sobre el Amor humano con mayúscula.

En ningún momento y de ningún modo, nos referiremos, específicamente, a la genitalidad ni a sus particularidades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

13 − siete =