Un tema universal Sexualidad

Sexualidad masculina

Las investigaciones en torno a las masculinidades es un campo muy reciente dentro de los estudios de género.

También, es nueva la aparición de una corriente orientada a entender al hombre desde su situación y condición de género.

Existe un modelo hegemónico de masculinidad, culturalmente construido, donde se presenta al varón como esencialmente dominante, en calidad de miembro del patriarcado. La masculinidad representa atributos, valores, funciones y conductas que se suponen esenciales al varón en una cultura determinada.

 “Hasta ahora se ha entendido la respuesta sexual humana desde una perspectiva erótica donde lo esencial es el logro del orgasmo” que debía seguir un modelo típicamente masculino desconociendo que la respuesta sexual femenina tiende a seguir un modelo en el que intervienen aspectos físicos, emocionales y cognitivos.

Si bien, el varón ha sido tachado de simple o primario en lo referente al sexo, todo apunta a que el varón está experimentando, en la actualidad, cambios profundos en su manera de vivir este aspecto de sus relaciones.

Comenzamos a ser conscientes que la construcción social de unamasculinidad hegemónica oprime tanto a la mujer y como también al varón en sus manifestaciones afectivas que se subordinan a esa creencia.

El cerebro del varón, durante el sexo, genera un cúmulo de cambios en los pensamientos, las emociones y el rendimiento sexual, que encierra tras de sí un complicado proceso

La sexualidad del varón es compleja, más del 95% de la población masculina sufrirá una dificultad sexual en algún momento de su vida y un 60% acabará desarrollando un problema sexual.

Orgasmo masculino

El orgasmo masculino está lleno de matices y no todo es tan fácil.

Alrededor de un 4% de los hombres tiene problemas para eyacular.

Un 10% de los varones no tienen orgasmo alguno, sufren de anorgasmia masculina. Consecuentemente, fingen el orgasmo con su pareja porque les cuesta alcanzarlo o sienten que van a perder la erección o no disfrutan, o les duele.

Tampoco es fácil ser varón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × 4 =